Feppy Box: Bilingüismo y Diversión

Feppy BeLatina Latinx
Photo courtesy of Feppy Box.

El español tiene una historia muy complicada en Estados Unidos. Las personas Latinas, particularmente, han sido (y siguen siendo) oprimidas y discriminadas por hablar este idioma. En 1918, por ejemplo, era ilegal hablar cualquier otro idioma que no fuera inglés en las escuelas públicas de estados como Texas.

Estas leyes estuvieron vigentes en diferentes partes del país hasta que el Congreso de Estados Unidos pasó la Bilingual Education Act en 1968. Sin embargo, las repercusiones negativas se siguen viviendo hoy en día. Una de ellas es el temor a enseñar el español desde una temprana edad.

Recientemente hablamos con Ronit Shiro, Latina fundadora de Feppy Box, quien intenta promover el bilingüismo a través del entretenimiento infantil. Este tipo de iniciativas no solo normaliza sino que también celebra el poder hablar más de un idioma, ayudando así a las comunidades Latinas en Estados Unidos a superar el trauma infligido por muchas generaciones.

¿Quién eres y qué te llevó a crear Feppy Box?

Soy venezolana. Vivo en este momento en Estados Unidos. Tengo experiencia sobre todo en mercadeo, entretenimiento y educación infantil. Uno de mis últimos trabajos fue en una compañía de lo que llamamos “educament”, aquí en Estados Unidos. Era contenido bilingüe. Ahí nos dimos cuenta de que hay un espacio muy grande y muy importante para el entretenimiento en ambos idiomas.

Y cuando yo hablo de “bilingüe“, hago sobretodo esta acotación [porque] es un aspecto muy importante de nuestro producto: No es un producto para aprender español. Hay muchos productos para aprender otro idioma, esto es un producto bilingüe. Te hago la diferencia porque si hay una pareja y no necesariamente los dos hablan español, el que no habla español no se va a sentir cómodo en tener un producto totalmente en español. Entonces para nosotros fue un esfuerzo y un highlight crear este producto 100% bilingüe.

Entonces realmente nos dimos cuenta que había una oportunidad. Y si le sumas que la mayoría de los book stores y toy stores están cerrando, a los padres les cuesta muchísimo buscar y conseguir contenido apropiado. Esa experiencia de ir al book store y buscar y verlo ya no existe. Los padres nos decían “Yo quiero exponerlos [al español] pero no sé ni por dónde empezar a comprar”. Nosotros funcionamos como esa mamá que recomienda.

¿Qué es exactamente Feppy Box?

[El producto] es una caja de suscripción que llega una vez al mes a la casa. Y todos los contenidos son bilingües. Entonces, si la familia no habla ni siquiera una palabra de español, igual va a poder gozar, entretenerse y aprender de estos contenidos. Ahora, mucho más si los padres si hablan español y quieren exponer al niño al español. Ellos también van a poder hacerle énfasis. De igual forma si un papá, por ejemplo, habla inglés y la mamá habla español.

Uno de los elementos más importantes de nuestra caja es un cuento. El primer cuento [de Feppy Box] se llama La Abuela Karateka. Todos los cuentos son originales. Yo me di cuenta, como mamá, que siempre terminaba cambiándole el final a los cuentos porque no me gustaban. Entonces para mí era muy importante que sean libros para niños que tengan humor y que a la vez le vayan dando valores a los niños sin necesariamente adoctrinarlos en que “esto es lo que hay que hacer” y que sean 100% bilingües. Todos los libros están escritos de un lado en español y de un lado en inglés. Entonces, si tú eres una mamá que habla totalmente en inglés, tú se lo puedes leer en inglés. A lo mejor el papá se lo lee en español, o un caregiver. Y ahí es donde realmente ocurre la magia del bilingüismo.

El principio en el que nosotros basamos nuestro propósito es que los niños aprendan mientras se diviertan. Todas las cajas son divertidas. Esto no es un programa curricular. Esto es para niños digamos hasta 5 o 6 años, para que los padres los puedan exponer a este segundo idioma, pero de una manera divertida. [En la caja] tienes cuentos, tienes música y tienes actividades. Cada caja gira en torno a un tema. Entonces, a través de la repetición – escucharon el cuento, escucharon la canción, jugaron las actividades – sucede lo que nosotros llamamos bilingüismo por inmersión.

¿El concepto de Feppy Box nace antes o durante la pandemia del COVID-19?

Es muy interesante porque estábamos casi, casi listos para lanzar [Feppy Box] antes de la pandemia. Cuando arranca la pandemia, nos damos cuenta de que hay cosas que todavía no están listas, pero que tenemos una [gran] cantidad de material y una [gran] cantidad de información y hay una [gran] cantidad de niños en su casa sin hacer nada. Entonces, ajustamos rapidito y creamos una caja virtual, una caja digital que le regalamos a todo el mundo. 

Y casualmente el cuento que regalamos, que fue mágico, se llama El Sol Ahumado. Este era el primer cuento que estaba listo en la producción y es acerca de un Sol que se enfermó por la contaminación. Entonces el Sol tenía un tapabocas, y wow, fue una coincidencia increíble. 

Lo que hicimos fue empaquetarlo todo en forma digital y regalarlo a través de nuestra página web. Los comentarios que recibimos fueron súper positivos. Era como un abreboca hasta que tuviéramos todo listo y pudiéramos realmente lanzar [Feppy Box].

¿Por qué piensas que es tan importante interactuar en español desde la niñez, especialmente para alguien de ascendencia Latina creciendo en Estados Unidos?

Mira, nosotros hicimos mucho research y, donde quiera que investigues, te darás cuenta – esto está científicamente comprobado – que el cerebro de los niños en las edades tempranas funciona de una manera muy flexible, como una esponja. Ellos absorben ambos idiomas de una manera inconsciente. Absorben sonidos, palabras y van poniendo esos sonidos y palabras en orden. Entonces, desde el punto de vista de desarrollo infantil, esta es la mejor edad para aprender un segundo idioma.

Desde el punto de vista cognitivo, tiene muchísimas ventajas. Se ha demostrado que los niños bilingües tienen capacidades de hacer multitareas, son más creativos y aprenden a estructurar las cosas de una manera diferente.

Nosotros también le damos muchísima importancia a la parte socio-emocional. Además de saber otro idioma como hijo de padre Latino y poder comunicarse con su familia, también le vemos una importancia muy grande a la parte de la conexión cultural y a las oportunidades del niño cuando sea grande. Vivimos en un mundo muy globalizado. El hecho de que una persona hable más de un idioma abre unas oportunidades de trabajo mucho más amplias.