Exclusiva de BELatina: Entrevista con la Gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez

Wanda Vázquez Officers BELatina

Wanda Vázquez es la actual gobernadora de Puerto Rico, pero su camino para asumir su puesto no fue uno fácil y ha enfrentado muchas críticas a lo largo de este proceso. Ella, junto a muchos, estuvo presente en los eventos que marcaron a la isla de Puerto Rico hace tan solo unos meses. Puerto Rico ha tenido un año sumamente movido y lleno de cambios en el ámbito de la política.

Este pasado verano, muchos presenciaron como Julia Keheler, la anterior Secretaria de Educación, junto a otros funcionarios del gobierno fueron arrestados por la administración indebida de dinero federal. Unos días después de este acontecimiento, escandalosos mensajes fueron filtrados a la prensa de un chat de la aplicación de Telegram. Estos mensajes revelaron como el entonces Gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, se expresaba de una manera denigrante sobre el pueblo puertorriqueño junto a otros altos funcionarios del Gobierno de Puerto Rico. Luego de estos sucesos, miles de puertorriqueños tomaron las calles en forma de protesta exigiendo la renuncia de Ricardo Rosselló. Para sorpresa de muchos, las protestas fueron escuchadas y tomadas en cuenta. El 24 de Julio, Ricardo Rosselló anunció su renuncia a través de un video en Facebook Live, citando el 2 de Agosto como su último día en la gobernación. La renuncia de Rosselló fue sumamente histórica. El 24 de Julio, quedaría grabado en la historia de Puerto Rico como la primera vez que un gobernador electo fuera llevado a renunciar a su cargo por un pueblo unido en protesta y desaprobación de sus actos. Sin duda, este día trajo mucho orgullo y felicidad a los puertorriqueños fuera y dentro de la Isla.

BeLatina Wanda Vázquez Officers
Photo Credit Office of Wanda Vázquez

Por otro lado, la abrupta, pero muy anhelada renuncia de Rosselló, dejó su puesto como gobernador vacante. Durante los días previos a su destitución oficial como gobernador, funcionarios públicos intentaron buscar y nombrar al candidato perfecto para ocupar su puesto. Muchos fueron mencionados, pero solo un nombre era constantemente mencionado en los titulares de periódicos, revistas y cadenas locales de televisión en Puerto Rico: Wanda Vázquez, en aquel entonces Secretaria de Justicia. Hoy día, Gobernadora oficial de la isla de Puerto Rico, juramentada en su puesto el 7 de Agosto.

La Gobernadora Wanda Vázquez es solo la segunda mujer en asumir el puesto más alto e importante en la isla de Puerto Rico. Ella también se une al porcentaje cada día más alto de mujeres en posiciones de liderazgo alrededor del mundo. A Wanda Vázquez, se le ha concedido la oportunidad de gobernar al pueblo de Puerto Rico por el tiempo restante que le quedaba a Rosselló en su puesto, lo cual suma un poco más de 1 año.

Sin embargo, desde que la Gobernadora Vázquez asumió el puesto de una manera un poco atípica, aún quedan muchas preguntas acerca de ella. Es evidente que muchos tienen diferentes opiniones respecto a una persona, pero queríamos escuchar lo que la gobernadora tenía que decir al respecto de su nueva posición. Por esta razón, BELatina tomó la iniciativa de llegar hasta La Fortaleza (La Casa Blanca de Puerto Rico) para conversar con la Gobernadora de Puerto Rico en una entrevista exclusiva para BELatina. A continuación, compartimos algunos de los pensamientos de la Gobernadora, Wanda Vázquez.

 ¿Ha habido algo que no se esperaba al tomar la posición de gobernadora?

Desde un principio era una situación que representaba un gran reto. Obviamente, al momento de tocarme la juramentación era la Secretaria de Justicia, así que tenía muchos retos y desafíos. A parte de eso, creo que hemos ido manejando todo adecuadamente. Ha sido muy intenso porque hemos tenido que prepararnos sobre muchos temas con los cuales no manejabamos. Pero, nosotras las mujeres aceptamos esos retos. Somos emprendedoras y somos fajonas. De alguna forma, yo me siento representativa de la mujer Latina ya que no tenemos temores y somos echadas para adelante.

¿Cuál es el área más importante, o que tenga bastante prioridad, durante el año que le queda en la gobernación?

 El área más importante, sin duda, es el área económica. Como muchas personas conocen, Puerto Rico está bajo una junta de supervisión fiscal. La Junta mantiene el control del presupuesto, nos ayuda a tener una política pública establecida por el gobierno y adelanta al pueblo Puertorriqueño en todos los aspectos, como desarrollo económico, social y la seguridad. Pero, tenemos un gran reto con el presupuesto ya que lo tenemos muy limitado. A la misma vez, hemos aprendido a tener una mejor responsabilidad fiscal y hacer mucho más con menos. Por eso hemos radicado un proyecto de ley para que en el futuro no vuelva a suceder lo que ha pasado en tiempos recientes. Así que en ese sentido, tenemos grandes preocupaciones en el área fiscal, pero lo vamos a poder controlar. Vamos a echar hacia adelante.

 ¿Qué es lo mejor y qué es lo peor de su posición?

 Lo mejor es que me da la oportunidad de servirle a la gente. Como por ejemplo, a personas y poblaciones vulnerables. Ese pueblo que pensaba que quizás no le escuchábamos sus necesidades, sus preocupaciones, o recomendaciones. Mi posición me da la oportunidad de escucharlos. Ya hemos tenido la oportunidad de escuchar muchos grupos. Quizás el tiempo al principio no nos daba porque escuchábamos a los líderes obreros, a las feministas, al sector privado y a la banca. Sin embargo, tuvimos también la oportunidad de escuchar las preocupaciones generales del pueblo Puertorriqueño. Eso me dio un panorama o una radiografía de la sociedad Puertorriqueña. En lo peor, yo diría que al momento de tomar decisiones difíciles, muchas veces forman parte de esas decisiones personas que tienen pesos políticos. Quizás en esas decisiones, puedan anteponer sus intereses personales. En muchas ocasiones piensan que las personas no van a votar por ellos y eso decepciona. Como yo no estoy pensando en eso, mas bien pienso en lo que es mejor para un sector, hay una gran lucha en enfocarnos en lo que la gente necesita y no en los votos. Esto es lo que ha sido unos de mis grandes retos.

 ¿He leído que usted ha reafirmando que no va a correr para la gobernación en las próximas elecciones, a pesar de ver una encuesta del Nuevo Día con un buen porcentaje de aceptación. Aún, al día de hoy, no considera correr en las próximas elecciones?

 Cuando juramenté ante Puerto Rico en Agosto 7 de este año, le dije al pueblo Puertorriqueño que yo iba a estar aquí el término que le quedaba a la administración previa. Ese fue mi compromiso con el pueblo. Ese voto de confianza que me estaban dando no tenía pesos políticos para tomar decisiones y esto crearía confianza en el pueblo porque verdaderamente esa es mi manera de verlo y es mi propósito. Claro, no es que yo me haya sentado y haya dicho “voy o no voy”. Lo ideal sería que Puerto Rico tenga continuidad en las próximas elecciones. Cuando digo continuidad me refiero a que nosotros podamos continuar con el plan de trabajo que tenemos hasta el momento. Todavía nos quedan varias decisiones que tomar en cuanto a las reestructuraciones de las deudas y corporaciones públicas. También siento que muchas veces cuando cambia el gobierno, los funcionarios piensan, “no, pues esto no me gusta, voy a cambiar esto, esta persona la voy a sacar y voy a poner a otro”. Esto hace que Puerto Rico pierda tiempo con tanto cambio ya que éstas personas tienen que volver a ganar confianza. Así que, dentro de todas esas consideraciones, ciertamente no es mi propósito ni lo fue cuando juramenté. Pero yo siempre he dicho que Dios decidirá lo que va a pasar, porque nadie pensaba que yo iba a estar aquí. Yo no sé donde voy a estar o que va a pasar el año que viene. Por eso tengo que dejar esa puerta abierta. No necesariamente porque tenga una agenda escondida de postularme en las próximas elecciones, sino porque uno nunca sabe lo que pueda pasar.

¿Cómo compagina la responsabilidad de su cargo con su vida personal?

 Pues, fue bastante difícil. Claro, ya mis hijas están grandes, casadas y tienen su propio hogar. Pero mi esposo siempre fue un apoyo. Él siempre ha apoyado todas las posiciones a las que he sido asignada, igualmente yo a él. Pero no deja de ser un trastoque porque nosotros siempre hemos sido una familia bien unida. Mis hijas, a pesar de que están casadas, siempre estamos unidos y compartiendo. Así que al principio, estuve viajando a mi casa en vez de quedarme en La Fortaleza, mi lugar de trabajo. Pero lamentablemente se me hizo muy difícil. Al final decidí quedarme en la Fortaleza durante la semana, pero los fines de semana siempre voy a mi casa. Me da tranquilidad, especialmente porque no hay nada como el espacio que uno ha creado.

 Como alguien que no viene del mundo político, algo que por lo general es indispensable en su puesto. ¿Cómo usted aprendió a manejar las cuestiones políticas?

Yo pienso que mi trayectoria como fiscal me ha dado esa estamina, ese carácter para poder manejar los retos de trabajar con personas que están en los puestos políticos. Me ayudó también a formar ese carácter para yo poder presentar el interés del pueblo por encima del interés político. Como fiscal siempre estuve acostumbrada a argumentar, esto me ha ayudado mucho a trabajar con diferentes situaciones políticas. En varias ocasiones he podido persuadir a otros políticos en algunas decisiones llevando siempre en mente al pueblo Puertorriqueño.

 Entiendo que a través de su carrera ha tenido puestos de poder y liderato. Inclusivemente, se ha notado que usted ha asumido puestos que típicamente los dirigen hombres. Por eso le tengo que preguntar: ¿Qué consejos le puede dar a otras mujeres para que ellas también puedan llegar a esas posiciones?

Es bien importante que la mujer sepa que la educación es primordial. Tenemos que educarnos. Tenemos que lograr, a través de la educación, el empoderamiento. Que tengan seguridad. Que nunca se den por vencido, que perseveren. Muchas veces tenemos tropiezos en el camino. Tenemos diferentes situaciones que probablemente amilanan las metas que nos ponemos. Pero yo creo que la mujer moderna es una mujer fajona, trabajadora y que lucha. En ese sentido, esa es mi recomendación. No importa el escenario en el que ellas se quieran desarrollar, ya sea en el campo de la tecnología, la educación, la finanza, los deportes. La mujer tiene que escoger el campo que quiera y este no debe estar dividido por géneros. El campo que ella quiera, que se desarrolle, que estudie y que pueda estar de tú a tú con cualquier otra persona.

¿Qué opina usted de esta ola de mujeres surgiendo en el ámbito de la política, como Alexandra Ocasio-Cortez y Kamala Harris?

 Pues, excelente. Yo creo que las mujeres necesitamos tener voces en el congreso, voces en todos los escenarios. He notado que muchas de estas mujeres abogan por las minorías, algo que encuentro sumamente necesario e importante. Creo también que mientras más mujeres hayan en el poder, nos acercamos más a cambiar la perspectiva del pueblo hacia una más positiva, hacia una visión donde luchemos por la igualdad. Por lo tanto, esto beneficiaría a mujeres y hombres por igual. Ellas son las voces de la igualdad y creo que han tenido bastante éxito hasta el momento.

Aunque a mucha gente se le olvide que Puerto Rico es parte de los Estados Unidos, usted ha mantenido comunicación fuerte con las cuestiones federales. ¿Cómo ha logrado manejar los entes federales? Por ejemplo: El congreso, la junta fiscal, y otras agencias federales?

Tan pronto juramenté como gobernadora, entendí que era necesario e importante visitar el Congreso y La Casa Blanca debido a las situaciones que transcurrieron el pasado verano. Puerto Rico había estado en las noticias debido al manejo indebido de fondos federales. Por lo tanto, yo quería que ellos supieran que yo vengo del ámbito legal y que iba a haber cumplimiento de leyes y todo se iba a manejar de la manera más correcta. Mi meta era que ellos entendieran y cambiaran la visión de que todos los Puertorriqueños son corruptos y que nuestra isla no tenía esperanza. Entiendo que tuvimos éxito y ahora tenemos una mejor comunicación con los Estados Unidos.

Se conoce que usted viene de un origen humilde y es muy admirable que haya llegado a las posiciones que ha tenido durante su vida. ¿Cómo ha podido manejar con éxito e insertarse en un mundo que por lo general está lleno de gente que fue criada con ciertos privilegios?

 A veces es difícil hablar de uno mismo. Mis padres eran parte de la clase trabajadora y me me proveyeron con las herramientas necesarias para triunfar y lidiar con cualquier situación. Esto me da mucha satisfacción, el saber que mis padres me enseñaron los valores más importantes en la vida: honestidad, integridad y sensibilidad hacia otros. Las posiciones que obtuve nunca pedí ayuda, seguí trabajando y era mi pasión ser fiscal. No me hizo falta ir a las mejores universidades, fui a la Universidad de Puerto Rico para hacer mi bachillerato y carrera en leyes. Quizás sentí la necesidad en algún momento, pero esto también me equipó para manejar varias situaciones y personas difíciles y privilegiadas en la vida. Definitivamente estoy bien agradecida de Dios y de la vida por las oportunidades que me ha dado.

 ¿Cuál es el legado que desea dejar?

Me encantaría dejar un nuevo estilo de gobernanza. Dejar un estilo donde el gobernante nunca pierda contacto con el pueblo. Donde el gobernante tenga y de la oportunidad de escuchar. Que no responda a intereses privados. Que responda a las necesidades de un pueblo. Que permita a la gente expresarse. Que sea firme en sus decisiones sin importar lo que representan. Siempre va a ver gente en contra de alguna decisión, pero que esa decisión sea a favor del pueblo. Me gustaría dejar un legado que se trabajó con honestidad y en el mejor interés del pueblo de Puerto Rico. Yo creo que esto sería extraordinario porque sería un cambio y eso es lo que el pueblo pidió.

 ¿Tiene algunas palabras para nuestra audiencia de BELatina?

Primero, quiero felicitar a la mujer Latina que cada día se desarrolla en los Estados Unidos a pesar de todo los inconvenientes y obstáculos que puedan encontrar. Veo que no importa los obstáculos, levantan a sus familias con mucho sacrificio y perseverancia. Ustedes son la diferencia y representan a la mujer moderna. Ahora, a todas las Puertorriqueñas, un abrazo solidario desde Puerto Rico. Quiero que sepan que tienen una aliada en La Fortaleza. ¡Y para todo el mundo, nunca olviden ni dejen atrás sus metas y sueños!